Botones share

martes, 21 de mayo de 2013

Nahual y sus cosas: Mi experiencia con cachorros humanos

- ¡Guau! Digoooo... Hola. Me llamo Nahual y soy el perro del papá de JoanPetit.
- ¿Pero esto que es? ¿es que mi blog es la casa de tócame Roque? Primero el representante de los lectores y ahora el perro...
- Déjame desahogarme o si no me haré pis por toda la cocina.
- ¡Venga va!, di lo que quieras, si total... el blog cada vez es menos mio...

Como iba diciendo, me llamo Nahual y soy el perro del Papá de JoanPetit. Soy un perro doméstico normal, me gusta dormir, comer los restos de los platos de la familia, dar largos paseos por la montaña y lamerme los huevecillos estar limpio.

Tengo 12 años. Haciendo caso a lo que dicen de que cada año perruno son seis años humanos; si fuera uno de ustedes, tendría 72 años. A estas edades ya solo nos queda descansar y vivir el resto de nuestros días de forma apacible ¿verdad?. Pues en mi caso no es así. Hace casi dos años que mis cuidadores decidieron traer al mundo a un cachorro, al que ustedes conocen como JoanPetit o el peque.

Aquí estoy con el cachorro.

Antes de la llegada de este nuevo cachorro, mi vida era muy tranquila. Mis cuidadores estaban pendientes de mi y de Arai, que era otro compañero perro que vivía con nosotros. Desgraciadamente Arai no llevó muy bien la llegada del cachorro humano, tuvo celos, se ponía muy nervioso, ladraba a todas horas y despertaba al pequeño... por lo que se fue a vivir a casa de Laabuela. Ahora está mejor, cuando voy a verlo me dice que Laabuela le trata bien, que está más tranquilo. Creo que por eso ahora es más amable con JoanPetit cuando le ve.

A mi en cambio el cachorro no me molestaba, al menos al principio. Los cachorros humanos, no suelen molestar mucho los primeros meses de vida. No se mueven, lo único que hacen es emitir un sonido continuo y muy estridente (recordad que mi oído es más sensible que el vuestro) pero al final te acostumbras. La única pega era que Elpapá y Lamamá no tenían mucho tiempo para mí, pero no me importaba porque lo que me apetecía era tumbarme en el balcón a tomar el sol en lugar de jugar con la pelota como cuando era más joven.

El problema llegó cuando comenzó a caminar. Primero no me hacia mucho caso, él iba a su rollo y yo al mio, pero un día se fijo en mi. Yo estaba muy contento porque Elpapá estaba comiendo palomitas y de vez en cuando me tiraba una, me encantan las palomitas. Como es natural, al estar contento, estaba moviendo la cola. Pues bien, parece ser que al cachorro le hizo gracia e intentó cogerla. Por aquel entonces todavía era algo torpe con sus movimientos y simplemente me alejé un poco y la cosa no fue a más.

Pero, poco a poco, el cachorro comenzó a tener más autonomía y ahí empezó mi pesadilla. Ahora no hay día que no se suba encima de mi, me tire de las orejas o del rabo, me meta sus juguetes en los ojos o en la boca... Lo peor es que siempre suele hacerlo poco antes de cenar, cuando más ganas tengo de descansar y da igual que me retire a mi mantita a dormir porque no pilla la indirecta y viene detrás de mí. Yo lo soporto con mucha paciencia porque sé que solamente es un cachorro, pero mis cuidadores ya se podrían haber decidido a aumentar la camada antes para que a mi me pillara más joven.

Por otro lado, también he de decir que no solo me hace perrerías  ¿o debería decir humanerias?. Muchas veces me abraza y me da besos, y yo me pongo muy contento porque ni siquiera a sus padres les da tantos besos como a mi y le correspondo con un buen lametazo en la cara (a Lamamá no le hace nada de gracia, pero es mi manera de dar cariño). Otras veces me tira algo de comida desde su trona, aunque esto lo hace disimuladamente porque a Elpapá y a Lamamá no les gusta nada, dicen que desde que ha llegado el bebé estoy más gordo porque me como todo lo que el cachorro no quiere, espero que no me pongan a dieta porque nunca había comido tan bien (el pienso ese que me ponen es tan soso...)

Pensándolo friamente, no es tan malo que haya llegado un nuevo cachorro a la camada, podría dejarme descansar de vez en cuando, pero la verdad es que me divierto mucho jugando con él. Además, mi nombre fue una de sus primeras palabras ¡y eso me hace sentir muy orgulloso!

14 comentarios:

  1. Que chulo....me ha encantado el post, ay el perrito qeu mono...si mis gatas hablaran...jejejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy!!! Si los gatos hablaran, dominarían el mundo, tenlo por seguro :)

      Eliminar
  2. Ostras, se te está petando el blog de gente... solo te falta un fantasma en el pasillo, jeje.

    Y a Nahual decirle que tenga paciencia, sobre todo con los papás del cachorro, que viva la vida de jubilado que ya le toca. ¿Habeis mirado si no hay viajes del Imserso para canes jubilados? Yo creo que un paseito por el parque Güell un miércoles soleado sienta bien a cualquiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni se te ocurra decirle al polaco que se pase por mi blog!!!!! a ver si voy a tener que dejar de escribir yo para que lo hagan los demás, jajajaja.

      Oye y lo de los viajes del Imserso para canes no es mala idea, ¿eh?, patentala a ver si te la van a quitar, que ahora hay mucho emprendedor suelto. Nahual seguro que disfrutaría del parque Güell y de Barcelona.

      Eliminar
  3. Me ha encantado! Nosotros tenemos también un perrillo, más pequeño y más joven que Nahual, que de momento lleva bien la aparición de un cachorro en la familia. Está un poco receloso, eso sí, pero lo resuelve no acercándose demasiado al Peque. Ya veremos cómo lo lleva dentro de unos meses, cuando empiece a andar.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! Cuando empiece a andar! pobre perrillo! déjale tu también que se desahogue en el blog que necesitará terapia :)

      Eliminar
  4. Qué bueno! Deja que el perrillo escriba más veces, que es un fenómeno y un bendito por aguantar al cachorro humano y sus padres! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tiene el cielo ganao el Nahual. ya veremos si le vuelvo a dejar escribir, que al final entre todos me van a dejar sin blog, jajajaja. Me lo pensaré.

      Eliminar
  5. Naual:
    Que bonito :)
    Y que bien que te lleves padre con el cachorro. Te admiro n_n
    Elpapa:
    Que bien que dejaste participar en el blog a Nahual, por cierto, he descubierto tu blog.. y te seguiré leyendo.
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nahual: Guau! Digooooo.. Gracias. Es que el cachorro es un amor.
      Elpapá: Pues gracias por pasarte y quédate por aquí el tiempo que quieras. Un saludo.

      Eliminar
  6. Que bonito estos cachorrines, nombre precioso del perrete como les llama la padawan jejej. Nada tu sigue acogiendo en el blog que esta mu bien, compartir es vivir :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nombre del perrete se lo puso Lamamá y lo sacó de un libro de cuentos del amazonas que tiene :)
      Al final voy a hacer el blog público y que escriba quien le de la gana, jajajaja.

      Eliminar
  7. ¡Yo soy su padrino! Er.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDXDXD, no te esperaba por aquí!!! Un besote Er.

      Eliminar