Botones share

miércoles, 14 de mayo de 2014

Con el peque por Euskal Herria

Los que me seguís por las redes sociales ya sabréis que este puente de Mayo hemos estado en el País Vasco, y los que no me seguís pues ya estáis buscándome por Facebook, Twitter, Google + e Instagram.

Desde siempre que siento un amor profundo por Euskadi. No sé porqué. Quizás es que, en realidad, soy de Bilbao, por eso de que los bilbainos nacen donde les sale de los cojones de las narices, o por el Athletic, o por los grandes grupos de punk vascos, o vaya usted a saber, pero lo cierto es que intento pasar por allí de vez en cuando.

En mis otros viajes que he hecho con Lamamá o con amigos, he podido apreciar los paisajes, la gastronomía (menos mal que no vivo allí sino estaría todo el día comiendo pintxos, laostia), las gentes, Bilbao, San Sebastian, sus pequeños pueblos tan peculiares, vivir el ambiente futbolero (Un Eibar-Castellón y un Athletic-Almeria) y un montón de cosas más. Pero en este viaje con el peque me he dado cuenta de algo en lo que hasta ahora no me había fijado: ¡Qué pedazo de parques infantiles!

Aquí en Castellón, el responsable de planificar el urbanismo de la ciudad (que no se quién será) parece que tiene alergia a los árboles. Allí donde hay un espacio verde se lo carga y pone cemento. Una rara excepción es el parque de nuestro barrio que al menos tiene una gran parte de césped, pero el resto... Por lo tanto los parques infantiles están en plazas en las que los únicos seres vegetales son cuatro naranjos ornamentales esqueléticos, y eso si no les da por ponerte una escultura de Ripollés.

Para salir corriendo, ¿a que sí?
Pero en Euskadi no es así. Allí los parques tienen hierba... HIERBA y los niños se manchan Y NO PASA NADA es el paraíso para los peques. Ojalá mis padres me hubiesen llevado de niño, me lo habría pasado tope guay, como decíamos entonces. Y los pocos parques que no tienen hierba tienen unos columpios enormes, espectaculares, con toboganes gigantes, y castillos, y grandes estructuras para trepar. Vamos, que están diseñados para los niños euskaldunes, esos que levantan piedras y cortan troncos desde 1º de la ikastola. De verdad, qué envidia siento a veces cuando viajo.

Y para terminar os dejo unas fotitos del viaje. Agur majos.

Qué buenas que estaban las rabas

De camino al bosque pintado de Oma

Teníamos la sensación de que nos observaban

El puente colgante de Bizkaia

En Portugalete con JoanPetit

11 comentarios:

  1. Señor, menos mal que no has venido a Donostia, porque me entero que has andado por aquí y no has avisado y te arreo dos %&$#@#!! Es broma! Me alegro que te haya re-gustado nuestra Tierra y nuestros parques, la verdad es que tienes razón, son muy entretenidos. Un saludo desde el Patio. nos leemos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tenéis una suerte de vivir en esos montes y esos valles. Se me cae la baba.
      Y ten por seguro que cuando vuelva a donosti te avisaré para tomarnos unos txakolis

      Eliminar
  2. es precioso, yo tengo pendiente llevar a "Joan Gran" porque nunca ha estado por esos lares, creo que le da miedo que si vamos no podrá convencerme de volver! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor a él también le gusta y os quedáis los dos :)

      Eliminar
  3. ¿El puente colgante de Getxo? Ai ama! Cómo buena portugaluja te diré que es el puente colgante de PORTUGALETE, como mucho de Bizkaia, pero de Getxo nooooooo! Jajaja
    Me alegro de que os gusten nuestros parques! Y si, ver pintxos cojonudos en las barras de todos los bares es un suplicio!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Como te he dicho en twitter me esperaba el comentario de alguien de Portugalete reclamando su parte del puente. Había puesto Getxo porque es donde nos alojamos, pero tienes razón, mejor lo edito a puente colgante de Bizkaia y todos contentos :)

      ¿Como resistes la tentación de los pintxos?

      Eliminar
  4. ¡Me meo! ¿Eres de Castelló? ¡Qué fuerte, qué fuerte! ¡Yo también! Espero que lo pasarais de maravilla y que sirvieran las recomendaciones. Besazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si es que la blogosfera es un pañuelo! Visitamos algunos de los lugares recomendados aunque no todos que no había tiempo. Para otra ocasión.

      Eliminar
  5. Una pena que no pudiésemos tomar unos txakolinas juntos por mi viaje a Madrid en el puente. Pero me alegro muchísimo de que estés enamorado de mi tierra, eso quiere decir que volverás y lo celebraremos con unos brindis ¡como tiene que ser!
    Y como dice la canción el puente es de portugalete.
    http://marielilasagabaster.net/letras.php?id=158

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, una pena. Pero ten por seguro que vuelvo y nos tomamos esos vinos.
      Con lo del puente he metido la pata pero ya está editado jejeje

      Eliminar
  6. la verdad es el ese árbol con manos da un poco de grima...dime la calle pa no pasar por ahí jajajajaj

    ResponderEliminar