Botones share

lunes, 7 de julio de 2014

Hay que perder esta barriga

Yo siempre había sido un tipo delgado, rozando la delgadez extrema... Hasta que encontré un trabajo que podía hacer sentado y ahí comenzó la debacle.

No es que ahora esté tan gordo que no pueda caminar pero lo cierto es que mi barriga empieza a alcanzar un tamaño considerable. Algunos "amigos" incluso la han comparado con la de Lamamá, pero claro, ella en un par de meses la perderá en el paritorio.

Nunca he sido muy amante de los gimnasios. Esos machotes musculados, pelados, haciendo pesas como si les fuera la vida en ello me imponen mucho respeto. Me recuerdan a mi tierna adolescencia cuando entraba a la discoteca rápidamente sin apenas mirar a los ojos al de seguridad no vaya a ser que me pida el carnet y me quede otro fin de semana sin ver a la chica que me gusta (y a la que, por supuesto, no voy a decir nada que me muero de la vergüenza)

Así que, pese a que siempre he dicho que correr es de cobardes, he rescatado las viejas zapatillas que compré cuando decidí apuntarme al equipo de futbito de mi hermano (al que solo me presenté a un partido), que después utilicé para jugar un par de partidas de padel aprovechando que un amigo tenia pista en la urbanización y que, desde entonces, vivían felizmente en el fondo del armario, igual que Willow (la de Buffy cazavampiros) en las primeras temporadas.
Así es como me veo cuando salgo a correr
He empezado con un entrenamiento suave. Camino, corro 1 ó 2 minutos y vuelvo a caminar. Poco a poco iré subiendo el ritmo. El motivo de este post es que como normalmente tengo menos fuerza de voluntad que Hank Moody ante una vagina, a ver si compartiéndolo con vosotros me animo a no dejarlo, al menos en unos meses.

Si hay algún o alguna runner entre los lectores y me quiere dejar algunos consejos, los acepto encantado ¡Faltaría más! pero recordad que mi intención no es presentarme a la próxima edición del Iron Man, solo decirle adios a mi barriga.

6 comentarios:

  1. No es barriga hombre, es la "curva de la felicidad", de toda la vida! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pero la mía más que curva es rotonda XDXDXD

      Eliminar
  2. Pues no te puedo ayudar mucho, porque yo no soy de prácticar deportes, muy a mi pesar, pero es que no saco tiempo. Compra unas buenas zapatillas y si lo necesitas plantillas, porque aunque está muy de moda no deja de ser un deporte de alto impacto en el que las articulaciones y la columna sufren Un beso y ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si veo que lo cojo con ganas y no lo dejo al poco tiempo, me compraré unas zapatillas... pero de momento con las que tengo voy tirando :)

      Eliminar
  3. Yo soy de los eternos "tengo que hacer algo de ejercicio" pero al final nunca hago.

    Y es que creo que para hacer ejercicio o deporte, tiene que gustarte. Aunque sea un poco. Porque si lo haces a disgusto, puedes durar un mes o dos, pero al final decides que no vale la pena estar metiendo tantas horas en algo que te hace "sufrir". Bueno, hablo por mí, claro.

    Sólo me gusta practicar dos deportes: fútbol y pádel. Y para ambos se necesita organizar a gente, y en mi caso, nunca nos viene bien a todos (ya somos padres varios de los amigos...).

    Ah, y el gimnasio, no me gusta NADA. A mí no me da respeto la gente que va: directamente pienso que no encajo. No me parezco en nada a ellos, a la forma en que se toman la vida, sus gustos, sus conversaciones... no es mi sitio (aparte de que me aburre).

    Espero no haberte animado a dejarlo todo xd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, no, no me has desanimado. Yo también prefiero deportes mas divertidos (correr es aburrido de c...nes) pero es lo que tu dices, para eso hay que organizar a gente y ya con niños, está la cosa difícil.

      Eliminar